top of page
  • Foto del escritorComunidad catolica Kiel

Monseñor Heße y monseñor Baisi en un diálogo de hermanos

El domingo 18 de septiembre tuvimos la misa pontifical de celebración por los 26 años

de hermandad entre la diócesis de Puerto Iguazú, en Misiones Argentina y la arquidiócesis de Hamburgo, aquí en el norte de Alemania. En dicha misa se dio una homilía dialogada entre ambos obispos, gesto que es edificante para nuestras comunidades. Me permito entonces compartir con ustedes algunos fragmentos de este diálogo en el que se refleja la realidad de la diócesis de Puerto Iguazú y la renovación del deseo de seguir caminando juntos por parte del arzobispo Stefan Heße.

Comenzaba la homilía Monseñor Stefan Heße, diciendo: “Querido Nicolas Baisi, fuiste nombrado en 2020 como obispo de Puerto Iguazú, el tercer obispo, como yo también

aquí en Hamburgo, soy el tercer arzobispo. Fui ordenado en 1993 como vos. Tu fuiste hace 10 años nombrado obispo auxiliar y yo fui ordenado directamente arzobispo. Tu diócesis es tan grande como Schleswig-Holstein. Ciertamente tienen ustedes tantos católicos como toda la arquidiócesis de Hamburgo. Dime, cual es la riqueza de la diócesis de Puerto Iguazú?”. A lo que Monseñor Nicolás Baisi respondía: “(…) Gracias Stefan que me lo recuerdas, es una diócesis muy rica y voy a tener que rendir cuenta de ello. Es rica porque tiene mucha gente con fe, es normal tener fe en la diócesis. Mucha gente sencilla que confía en la Iglesia, en los sacerdotes, en sus consagrados. Mucha gente joven, muchos niños, gente que tiene mucha esperanza y mucha fe. Gente de diferentes nacionalidades y procedencias, viene de diferentes lugares. Como la selva misionera que tiene árboles muy distintos y es muy bella. Que tiene ríos, sol y fecundidad. Al mismo tiempo hay mucha pobreza material y una gran cultura de trabajo, que en los últimos años se fue perdiendo y es nuestra responsabilidad recuperarla.


Una diócesis donde los chicos crecen con dificultades algunos, donde algunos tienen

posibilidades y otros no tanto. Pero es una diócesis bien bella. Estoy muy contento de estar

ahí. Hay muchos colaboradores muy buenos, ya sean sacerdotes, religiosos o consagrados, catequistas y voluntarios de Cáritas. ¡Una gran responsabilidad!”.

La homilía dialogada duró más de 20 minutos en la que el obispo de Puerto Iguazú

contaba sobre el crecimiento de


la diócesis, pero también las dificultades que se dan en una diócesis joven y pobre pero con deseos de seguir dando pasos. Pedía el obispo de Puerto Iguazú sostenernos mutuamente a través de la oración, la fraternidad y la colaboración para poder sostener el crecimiento. A esto, nuestro arzobispo Stefan Heße propuso renovar este pacto de fraternidad y, en este sentido, encomendó concretamente al Padre Stefan Langer (Harburg), que en preparación a la Jornada Mundial de la juventud que se realizará en Lisboa, se pueda generar un espacio de encuentro entre los jóvenes que vendrán de Puerto Iguazú y los que participaran desde la arquidiócesis de Hamburgo.

Tanto la misa como la homilía dialogada fueron un signo claro de hermandad de parte

de los dos obispos. Recemos para que esto nos anime a seguir generando espacios de diálogo y crecimiento fraterno.

Les deseo que ustedes y sus familias tengan un bendecido mes de noviembre.

P. Oscar



11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page